Quédate con quién te haga sentir lo mismo que el “güero” cuando te da tus taquitos.