Como cuando cierras los ojos al morder el taco