Y justo cuando ya no crees en el amor, llegan tus tacos al pastor.